El emprendimiento como herramienta de recuperación económica

Emprendimiento

2020 ha sido un año de retos, pero también de oportunidades, en el que hemos aprendido la importancia de adaptarnos a la actual situación sin importar los cambios que suponga. A pesar de lo que pueda parecer, el emprendimiento se ha convertido en una herramienta fundamental para el tejido productivo de nuestro país. La crisis de la Covid19 abre un mundo de oportunidades a los emprendedores para poner en marcha nuevas iniciativas y generar empleo.

Según defiende el Mapa del Emprendimiento 2020 en España en este momento contamos con multitud de opciones para apostar por sacar adelante un proyecto emprendedor. La industria, altamente comprometida con la innovación y el desarrollo, se ha posicionado como uno de los sectores punteros a la hora de impulsar y facilitar el emprendimiento. En este punto, el apoyo de la Unión Europea y de tantas y tantas empresas españolas hace que emprender sea una opción real para numerosas startups con grandes proyectos que solo necesitan apoyo para crecer.

En España contamos con varias instituciones en apoyo de los emprendedores. Una de ellas es Enisa, una empresa pública adscrita al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo nacida con el objetivo dar apoyo financiero a la pyme. Para ello, concede préstamos participativos que no requieren garantías ni avales y no diluyen capital a empresas recién creadas que tienen dificultades para acceder a financiación y las pymes que, aunque están en crecimiento, tienen dificultades para conseguir financiación.

Una opción muy interesante es el Programa de Emprendimiento Industrial de la Escuela de Organización Industrial, dirigido a proyectos innovadores focalizados en el Emprendimiento Industrial. Este programa, que considera a los emprendedores industriales uno de los actores imprescindibles en el nuevo paradigma de producción derivado de la crisis de la COVID-19, es totalmente gratuito para los participantes y cuenta con la cofinanciación del Fondo Social Europeo y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la colaboración de ENISA y el apoyo del Alto Comisionado España Nación Emprendedora.

Según datos del Observatorio del Emprendimiento de España, durante el estado de alarma, el sector de la industria es el que ha permanecido con mayor actividad (por encima del 70%), cifra que se espera mantener e incrementar en el futuro. La Cámara de Comercio Español ha propuesto, como parte de las medidas fundamentales para una rápida recuperación económica, incentivar la inversión en las empresas para poder afianzar un crecimiento económico dirigido y sostenible de las actividades dentro del país.

El intraemprendimiento también está evolucionando en la última década en España. Un ejemplo lo tenemos en Indra, reconocida recientemente con el Premio Nacional de Innovación, que apuesta por buscar y apoyar las ideas más disruptivas y con mayor impacto positivo allá donde se produzcan, también entre sus propios profesionales, a los que reta anualmente en su iniciativa de intraemprendimiento e innovación Innovators.

Es época de nuevas soluciones a nuevos problemas y para lograrlo, es necesario nuevas sinergias entre los diversos ámbitos emprendedores que susciten un mejor aprovechamiento de los recursos, unificando una inevitable apertura a una fase más avanzada de la digitalización de la industria, de la mano del establecimiento de objetivos enfocados al desarrollo sostenible.

El camino no ha hecho más que comenzar…

Compartir en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp